Entrevista a Marcela Meza, jefa de alianzas corporativas de Fundación por una Carrera

Entrevista a Marcela Meza, jefa de alianzas corporativas de Fundación por una Carrera

Nuestras alianzas con empresas pretenden ser un aporte en el compromiso que ellas tienen con sus familias y la educación. Desarrollamos programas que promueven los estudios y entregamos a los jóvenes herramientas que permiten que éstos puedan cumplir el proyecto de vida que sueñan, permitiendo también que las familias ahorren en educación..

¿Cómo nació el trabajo con empresas?

Hace ya varios años atrás, pensando en cómo lograr financiamiento, nos dimos cuenta que a diferencia de muchas otras fundaciones, que tocan puertas y piden donaciones, nosotros teníamos un gran capital que era nuestro propio quehacer. Nuestro trabajo de asesorías en orientación vocacional y financiamiento era la mejor forma para poder sustentarnos, siendo un socio para las empresas. Nos preguntamos ¿qué buscan las empresas hoy día? y lo que buscan es tener contentos a sus públicos objetivos, la comunidad y sus trabajadores. Nosotros podíamos ofrecerles algo con un valor importante para ellos. Así partimos con el proyecto “Construye tu Futuro, siendo este el sexto año que lo hacemos y que nos ha permitido financiar casi un 70% de la operación de la fundación.

¿Qué trabajo desarrollamos con empresas privadas?

El trabajo con las empresas es una invitación a sus áreas de Recursos Humanos y de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). El objetivo es entregar un beneficio para las familias de colaboradores o la comunidad. Desde ambas áreas, el compromiso es con las familias y con la educación. Motivar a los jóvenes y promover los estudios, es algo muy importante para cualquier comunidad. Así como disminuir la tasa de endeudamiento de los trabajadores en educación y optimizar los presupuestos de becas internas. Es un proyecto que trasciende la estadía del trabajador y es transversal a todos los niveles de la institución, sin importar el nivel socioeconómico.

¿A que nos referimos con que nuestros programas son una inversión social para las
empresas?

Es una inversión social, porque reinvertimos los ingresos que obtenemos de las empresas, en ejecutar proyectos sociales en establecimientos educacionales vulnerables. De esta forma, se genera un doble impacto. Es un programa con indicadores claros y medibles, tiene una rentabilidad de 6 veces la inversión inicial, lo que se traduce en un ahorro para las familias, que en el caso de los trabajadores es como subirles el sueldo. En las comunidades, cuando llegamos a establecimientos educacionales vulnerables, trabajamos con profesores y alumnos que no podrían acceder a este apoyo, lo que ha permitido que hasta un 85% de esos jóvenes que hoy estudian, lo hagan con gratuidad o becas.

¿Cuánto tiempo llevamos trabajando con empresas y con quiénes?

Durante estos 6 años hemos trabajado de distintas formas, tanto en RRHH como en RSE. Banco Itaú y Vías Chile fueron los proyectos pioneros, luego Empresas Quilín y Constructora FV. También llevamos bastante tiempo trabajando con Santiago Wanderers, en un proyecto muy bonito que se llama “Ser un profesional del fútbol”, donde trabajamos con los cadetes, promoviendo los estudios para ser mejores deportistas. Santa Rita, Wom, Colmena, Agrosuper, AFP Hábitat, entre otras. Ahora estamos empezando un proyecto con Walmart, que esperamos nos permita llegar a más regiones.

¿Qué proyectamos para más adelante con las empresas?

Esperamos que más empresas estén con nosotros. Seguir con aquellas que tenemos hace tantos años y que hoy día tenemos vínculos de cariño. Algunas partieron con una charla, y ahora tienen abanico de oportunidades que entregar a sus públicos de interés. Esto nos obliga a que a ser más innovadores y creativos. Para nosotros no hay nada mejor que poder financiarnos a través de proyectos desde nuestra propia experiencia y poder trasmitirles ese conocimiento a más personas.