Fabián Castro, voluntario y ganador del premio Jóvenes del Banco Scotiabank

Fabián Castro, voluntario y ganador del premio Jóvenes del Banco Scotiabank

 

Estudiante de ingeniería comercial y parte de Fundación por una Carrera desde el 2012. Este año fue reconocido por el Banco Scotiabank por su aporte a la sociedad a través del voluntariado y a la misma organización por su compromiso.

¿Cuándo ingresaste a la FPUC y cómo fue que llegaste?

Ingrese el año 2012, en el primer proceso de captación de voluntarios que realizó la fundación. Llegué porque ya había señalado mi interés en mi casa de hacer un voluntariado y un día mi hermana vio la publicidad en Facebook y me la envió. Me inscribí, fui a la primera capacitación y desde ese día sigo participando.

¿Qué te motivó de esta fundación y no otra?

Fueron tres los elementos que me motivaron. Primero la educación, es un tema que me atraía y llamaba demasiado la atención. Segundo, era muy consciente del problema que intentaba solucionar la fundación, ya que cuando empecé estaba recién en mi primer año de universidad, por lo que el proceso de acceso, la PSU y la postulación a beneficios estatales, era algo que había vivido hace muy poco. Y era consciente de cuán complejo podía ser sin tener la información ni el apoyo necesario. Finalmente, consideraba que la sociedad en la que vivimos enfrenta muchas problemáticas, de distintas índole, que deben ser solucionadas, tanto por el estado como por la sociedad civil. Entre estas está el acceso a la educación superior, la cual puede ser el mayor motor de movilidad social.

De esta forma, el quehacer de la fundación resultaba muy atractivo, ya que permite entre muchas cosas, ver resultados en breve tiempo, cuando asesoras y acompañas a un estudiante un año y ves si pudo acceder o no a la educación superior.

Hace poco recibiste un premio por tu trabajo como voluntario. Cómo te lo ganaste.

El equipo de la fundación me propuso postular, ya que cumplía con los requisitos. Es un premio que se entrega a jóvenes voluntarios, para destacar el trabajo que realizan. Tuve que enviar una postulación, con un ensayo, y fui escogido junto a dos jóvenes chilenas.

¿Cómo se compatibilizan estudios y voluntariado?

En términos de tiempo nunca resultó complejo, ya que la mayoría de las actividades del voluntariado se realizan los sábados, lo cual no complicaba mis actividades académicas. En términos de aprendizaje se compatibilizan y complementan muy bien. Por ejemplo, en mi caso, estudio ingeniería comercial, una carrera completamente ligada a los negocios y la economía, por lo que participar de la fundación todos estos años ha permitido que expanda mis áreas de conocimiento, junto con desarrollar una mirada más crítica y consciente de los distintos fenómenos y condiciones sociales. A la vez, el trabajo en la fundación me permitió poner en práctica parte de lo que aprendía de la carrera, por lo que se convirtió en una relación sinérgica muy enriquecedora, tanto a nivel personal como profesional.

¿Cuál es el mayor aprendizaje que has obtenido siendo voluntario?

Creía que, para solucionar problemáticas sociales, así como para llevar adelante proyectos o empresas, los elementos técnicos y/o metodológicos eran lo más relevante, pero siendo voluntario descubrí que esto no es solamente así y que hay un elemento tremendamente más relevante en cualquier proceso y es ser humano. Tanto al verse uno, como a los demás, reconocerlos, tratarlos, escucharlos y respetarlos en su calidad de persona.
Considerando el caso de la fundación, reconocer que no es solo un estudiante que quiere ingresar a la educación superior y que está siendo asesorado por uno, sino que es un joven, que es hijo, hermano y amigo, que tiene sueños, que tiene miedos. Que más que solo necesitar a alguien que lo oriente vocacionalmente y para postular a becas, puede necesitar a alguien que le diga que es capaz, que puede conseguir lo que sueña si se esfuerza y hace bien las cosas. Que, si no le va tan bien en la PSU, no es el fin del mundo. A veces, solo necesitan a alguien que crea en ellos, ya que, en muchos casos, no tienen a alguien que lo haga a su alrededor.

¿Por qué ser o hacer un voluntariado en la universidad?

Porque permite crecer personal y profesionalmente, tener otra perspectiva de las cosas. Conocer personas muy distintas, dejar sesgos y despejar prejuicios, vivir experiencias fuera de la rutina de uno. De forma más notoria, permite  hacerse cargo de los cambios que quieres ver e intentar acercarse a vivir en el mundo que se desea realmente.

¿Qué expectativas tienes sobre el futuro de la fundación?

Espero que siga creciendo, que pueda asesorar y acompañar cada vez a más jóvenes, que pueda expandirse a las regiones, que sea más reconocida por el tremendo valor que entrega al intentar reducir las brechas en acceso a la educación superior.

¿Te gustaría seguir trabajando más adelante en la fundación o en temas afines a la educación?

Me encantaría, ya como profesional, poder poner en práctica mis conocimientos al servicio de la fundación. De igual forma, espero poder trabajar en servicios públicos relacionados con la educación, ya sea un ministerio o subsecretarías, así como otras fundaciones e instituciones educacionales.

Video promocional el Premio Jóvenes 2017 de Scotiabank.